Paco Aguilar, artista: «El grabado es tan emotivo como una pintura»