Pablo Bujalance, El sello de la inspiración