El sugerente mundo del grabado de Paco Aguilar llega a La Salina