El artista malagueño Francisco Aguilar inventa en el Taller Gravura un sistema inédito para realizar grabados sobre piedra