tarjeta

Duendes, Sirenas y Vampiros. Comparsas, motoristas y Caballos. Pájaros, Mitos y otras cosas

 

Fragmentos de una vida…

¿Fragmentos de épocas diferentes de una vida de artista, entusiasta de las culturas mediterráneas?

Freud y sus seguidores a veces me recuerdan a viejos manojos de llaves, que antaño una vez abrieron puertas que hoy ya no existen. Puede ser que algún día conmigo pase lo mismo. Me atestiguan algunos que soy un creador de mundos yuxtapuestos o paralelos a la vida visible, o también a las así llamadas vanguardias de mi tiempo. Yo creo que la cosa es más sencilla : nunca me han importado los siempre cambiantes gustos de mis contemporáneos, lo cual me ha producido no pocos problemas. No hice más que seguir, de manera relativamente despreocupada, a mi propia intuición o llamémoslo a mis instintos. De esta forma, descubrí a cada momento lo que para mí parecían tierras desconocidas y no me importaba otra cosa más que la de sacar a la luz fragmentos de ese mundo, un caos personal. Y lo proyecté con técnicas diversas, algunas inventadas por mí mismo. El único objetivo de estas actividades fue el de conocerme mejor y de parecerme cada día un poco más a mí mismo.

Lo que aquí reunimos intenta mostrar con algunos objetos ejemplares, cómo se desarrolló esa aventura, que va desde los años 50 hasta el presente, con todas sus consecuencias. No era más que una constante búsqueda del equilibrio que perdí al nacer este mundo maravillosamente incomprensible. Si la filosofía se ocupa de las verdades últimas, la ironía tiene la vista clavada en las penúltimas. O para citar a Carlos Fuentes: Todo está escondido y nos acecha. Si a lo mejor Uds. ahora siguen sin comprenderme, no me lo tomen a mal. A mí me pasa exactamente lo mismo. (Stefan)

      stefan y obras