Box-Pópuli-2010-copia

Box pópuli

 

Box Pópuli

Cuando de chicos encontrábamos una caja de cartón enseguida se nos desataba la imaginación y se nos ponía a mil revoluciones. De cartón del gordo era lo mejor, la desplegábamos con mucho cuidado y la partíamos en trozos lo suficientemente grandes como para caber sentados. A veces salían dos o tres trozos que repartías y con los afortunados o afortunadas nos íbamos a la resbalina para chorrábamos durante horas; toda el rato subiendo y bajando. También hacíamos casas en una terraza que tenía mi casa, el cartón era manejable y podíamos abrirle puertas, ventanas, dibujar cerraduras, escribir frases, o poner tu nombre… Teníamos entretenimiento durante horas. A mi hermano Pepe le guardaban las cajas más pequeñas, con ellas construía coches. Recortaba con precisión las piezas para la carrocería, adaptaba plástico a los huecos de las ventanas y les colocaba ruedas de otros juguetes estropeados, por último pintaba la carrocería y los pequeños detalles con mucha paciencia, a veces durante días. Mi abuela le dejaba que los hiciera en la habitación nueva. (Mariana Martín)